TERESA BERGANZA

TERESA BERGANZA, Mezzo-soprano, más conocida mundialmente en la historia de la  música con su propio nombre artístico  de TERESA BERGANZA, nació en Madrid el día 16 de marzo del año de 1935 y desde ese día el ambiente la fue propicio. Su padre, empleado en una empresa de electricidad, era un apasionado de la música. Tocaba el piano, había sido asiduo del Real y los domingos por la mañana llevaba a sus hijos al Retiro para que escucharan a la Banda Municipal. Así, Teresa, que era la más pequeña, comenzó a estudiar solfeo con su padre. Más tarde, siendo aún muy joven, ingresó en la Masa Coral de Madrid. Con esta agrupación hizo salidas al extranjero y destacó en algunos “solos”, sin tener intención de dedicarse al canto.


Madrid, Puerta de Alcalá


Madrid, lago en el Retiro


Después, pasó al Conservatorio donde cursó la carrera completa de piano, armonía, composición e historia de la música. Con diecisiete años intervino en la película “La hermana San Sulpicio”, con Carmen Sevilla, donde además de cantar como solista, interpretó los solos de órgano. Por esos días se constituyó el Coro Cantores de Madrid y formó parte de él. Cuantos la conocían la aconsejaban que estudiara canto, y lo hizo aunque sin mayor pretensión. Su primera maestra fue durante dos años Lola Rodríguez de Aragón y el primer éxito lo consiguió dando un recital en el Ateneo de Madrid. A partir de ahí grabó numerosos discos de zarzuela, dirigidos por Ataúlfo Argenta, que todavía hoy se escuchan con gusto. Un buen día su maestra la consiguió una audición para director de los festivales de Aix-en-Pronvence. Cantó arias de Mozart y Rossini y quedó contratada.


Cuando otros cantantes se prodigan demasiado y abordan un repertorio inadecuado que termina por perjudicar sus facultades, Teresa Berganza mantuvo unas normas rígidas. Jamás dejó nada a la improvisación. Nunca alardeó de cantar muchas representaciones, ni de ir de una a otra ópera a “salga lo que saliera”. Prefirió lo poco a lo mucho. Rechazó ensayos apresurados y se mantuvo al margen de la lucha por ganar más dinero y vender más discos. Siempre supo muy bien lo que quería y hacia ello fue con decisión y sin vacilaciones. Su voz de mezzo-soprano coloratura, es cálida y apasionada, de gran expresividad. Por eso sus actuaciones las ha centrado especialmente en Mozart y Rossini, donde esas dotes alcanzan justificado brillo y belleza.


Su debut escénico tuvo lugar en 1957, cumplidos los veintitrés años, con el papel de “Trujamán” en EL RETABLO DE MAESE PEDRO, para el Auditorium de la RAI. El triunfo alcanzado en Aix-en-Provence con COSÍ FAN TUTTE, hizo que recibiera ofertas de los grandes teatros. Se presentó en la Scala de Milán con IL COMTE ORY, de Rossini, con Luigi Alva y Rolando Panerai; en los Festivales de Glyndebourne y en la Staatsoper de Viena con LE NOZZE DI FIGARO, dirigida por Karajan; en el Covent Garden de Londres y en el Metropolitan de Nueva York, con IL BARBIERE DI SIVIGLIA; en el Colón de Buenos Aires con LA CENERENOLA; y por último en el Liceo de Barcelona.


Su repertorio habitual se compuso de once óperas: LE NOZZE DI FIGARO, LA CLEMENZA DI TITO, COSÍ FAN TUTTE, LA FINTA GIARDINIERA, LA CENERENTOLA, L'ITALIANA IN ALGIERI, TANCREDI, SEMIRAMIDE, IL COMTE ORY y CARMEN, con las que conquistó fama y aplausos en las salas más importantes de Italia, Inglaterra, Francia, Alemania, Austria, Países Escandinavos, Bélgica, Holanda, Estados Unidos, Méjico y Argentina. Nada de Verdi, Puccini o Wagner, que no son autores apropiados para su voz, su físico y su personalidad. Su arte ha sido merecedor de abundantes distinciones, entre otras: Primer Premio Lucrecia Arana fin de carrera del Real Conservatorio de Madrid (1954); Premio Isabel Castelo (1955); Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid (1961); Medalla de Oro en el Concurso Internacional de Canto de Londres (1964). También el Gobierno español la concedió el Lazo de Isabel la Católica.

Uno de los acontecimientos más significativos en la carrera de Teresa Berganza tuvo lugar el 22 de agosto de 1977 en el Festival de Edimburgo, al abordar por primera vez el rol de CARMEN, dirigida por Claudio Abbado, junto a Plácido Domingo, Mirella Freni y Tom Krause. El éxito fue de tal magnitud que al año siguiente hubo de repetirse la producción, esta vez con Pedro Lavirgen e Ileana Cotrubas. Ha cultivado, además del género operístico, la fecta del recital y el concierto -oratorios y canciones - habiéndose especializado en programas que abarcan compositores tan diversos como Pucell, Haendel, Haydn, Bach, Vivaldi, Schubert, Schumann, Wolf, Fauré, Moussorgski, Mahler y Richard Strauss entre otros, además de sus adorados Mozart y Rossini, sin olvidar a los grandes compositores españoles como Falla, Granados, Turina o Toldrá.

Hoy, Teresa Berganza es una de las más prestigiosas cantantes de su cuerda. A su rica materia vocal une la entrega total en cada personaje, dejando al oyente embelesado. Es imposible cantar mejor. No sabríamos decir dónde emociona más, si en Carmen o en Rosina. Pero puestos a elegir, siempre nos quedaremos con su asombroso repertorio de zarzuela, que muchas cantan, pero casi ninguna supera. Ha dejado un amplio legado discográfico con muestras de casi todo su repertorio, tanto en ediciones en estudio como grabaciones en vivo.

Zarzuelas completas:

Agua, azucarillos y aguardiente (El gachó del arpa / Doña Simona); La alegría de la huerta (María, la gitanilla); La fiesta de San Antón (Felipa); El tambor de granaderos (Gaspar); El baile de Luis Alonso (Juana); El bateo (Visita); Los gavilanes (Rosaura); La reina mora (Mercedes); El puñao de rosas (Carmencilla); Bohemios (Juana); La del soto del parral (Catalina); La Dogaresa (Rosina); El barberillo de Lavapiés (Paloma); La Calesera (Elena); El último romántico (Aurora); La pícara molinera (Carmona); Don Gil de Alcalá (Maya); La rosa del azafrán (Sagrario); La Bruja (Blanca de Acevedo); El anillo de hierro (Margarita); La Tempranica (María); La chulapona (Manuela); Pepita Jiménez (Pepita); La del manojo de rosas (Ascensión); Luisa Fernanda (Luisa); Adiós a la bohemia (Trini); Don Manolito (Margot); La Dolorosa (Dolores); Los claveles (Rosa). Ed.: Alhambra-Columbia (1952-1973);La vida breve. Ed.: Deutsche Grammophon (1978)

Fragmentos y selecciones:

“Un concierto de género chico”. Ed.: Zambra-Ensayo (1975) El niño judío, El barquillero, La Gran Vía, La Tempranica, La chavala, Las hijas del zebedeo.

“Páginas castizas en la zarzuela”. Ed.: Zambra-Ensayo (1975) Alma de Dios, El barberillo de Lavapiés, La reina mora, El último romántico, La patria chica, La alegría del batallón, El año pasado por agua, El baile de Luis Alonso, Los de Aragón, La Revoltosa.

VIDEO

 

Datos http://lazarzuela.webcindario.com/BIO/berganza.htm   +  http://www.teresaberganza.com/bio_fmt.htm  + recopilación de José María Ruiz Fuentes

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar