PACO IBÁÑEZ

 

PACO IBÁÑEZ,  es un cantante español, cuya trayectoria artística la ha dedicado casi íntegramente a realizar versiones musicadas de poemas de autores españoles e iberoamericanos, tanto clásicos como contemporáneos, su propio nombre artístico es de PACO IBÁÑEZ, nació en  Valencia el día 20 de noviembre de 1934. De padre valenciano y madre vasca, es el menor de cuatro hermanos. Pasa su primera infancia en Barcelona, lugar en el que reside actualmente. Tras la guerra civil, su familia se ve obligada a exiliarse a Francia. Entre el invierno de 1939 y el inicio de la ocupación alemana, residirán en París. Su padre, militante anarquista, es arrestado e internado en un campo de trabajo para republicanos españoles.


Valencia, Plaza del caudillo


Valencia, Plaza del caudillo en las Fallas

 


Su madre regresa entonces con los cuatro hijos a San Sebastián para trabajar, viviendo en el caserío familiar de Aduna en Guipúzcoa hasta los 14 años. Más tarde, estos recuerdos de infancia en el caserío familiar los recoge en su disco Oroitzen —Recordando—, cantado en euskera. En 1948, la familia atraviesa clandestinamente la frontera y se reúne con el padre en Perpiñán. Paco aprende de su padre el oficio de ebanista, al tiempo que comienza a estudiar violín. Pronto sustituye el violín por la guitarra. Instalados definitivamente en París, a principios de los años cincuenta, descubre primero la música de Georges Brassens y de Atahualpa Yupanqui, referencias fundamentales para su formación artística e ideológica, e inmediatamente después a Léo Ferré y al movimiento existencialista francés, que se encontraba en pleno auge.


En el Olympia


Canta Brassens

 

 
En 1956 la foto de una mujer andaluza vestida de negro le inspira su primera canción sobre el poema "La más bella niña", de Luis de Góngora. Con los poemas de Góngora a los que añade otros de García Lorca realiza su primera grabación en 1964. Un disco que, desde el mismo momento de su aparición, se convierte en un clásico utilizado por los profesores de lengua y literatura española como material pedagógico, y por los defensores de las libertades como un símbolo de resistencia cultural.


Paco Ibanez

 


En 1958, una amiga de Paco y de Pierre Pascal, le lleva a Salvador Dalí, a Cadaqués, un disco de prueba con algunas canciones de Lorca y Góngora. Cuando Salvador Dalí lo escucha quiere conocer "al muchacho" que ha hecho el disco. Cuando se conocen, nace la idea de que el pintor realice el dibujo para la portada del disco y se inaugura así una estrecha relación de Paco, no sólo con el mundo de la poesía y de la literatura en general, sino también con el de las artes plásticas. A flor de tiempo.

Paco Ibáñez celebra con nostalgia los 40 años de su debut en París
Terminó el concierto y unos cuantos invitados elegidos se reunieron en una sala para celebrar que Paco Ibáñez acababa de llenar, en París, el teatro del Châtelet, en un concierto especial en el que la nostalgia jugó a ponerle la zancadilla: hacía 40 años, en 1969, también en París, el cantante, entonces con 35 años, actuó en La Sorbona y meses después en el Olympia, en dos recitales convertidos después en símbolos puros de resistencia contra el franquismo. El cantautor recordó sus recitales de 1969 en la Sorbona y en la sala Olympia El jueves, el cantante, con la camisa y el pantalón negro de siempre, ofreció entre muchas otras las canciones de toda la vida (A galopar, Palabras para Julia...). También comentó que está en contra de la colonización de la lengua inglesa y terminó, emocionado, alterando el final del famoso poema de Gabriel Celaya La poesía es un arma cargada de futuro: "Seguimos tocando fondo". Después de varios bises y de recibir un interminable aplauso, acudió a la fiesta que le habían preparado los amigos: se refirió a algún fallo de sonido y continuó riendo de su vieja manía al inglés. También allí la nostalgia seguía haciendo trampas: en una esquina esperaba a Paco Ibáñez una mujer de unos 60 años llamada Catherine Godon. En 1969, esa misma mujer, entonces una estudiante de primero de universidad, organizó el mítico concierto de La Sorbona. "Yo había estado en España hacía meses y había ido a un concierto clandestino de Paco. Luego, ya en París, un día que fui a comprar queso para mi madre me lo encontré en la calle. ¡Yo no sabía que vivía en París¡ Tomamos un café de más de cuatro horas, nos hicimos amigos, y le dije que si le apetecía tocar en la universidad. Ya ve: locuras de juventud. Me dijo que sí, y una amiga y yo organizamos todo: salió tan bien que no había sitio en la sala que preparamos, y al final tocó en la calle. Fue algo único, verdaderamente emocionante. Desde entonces se convirtió en la voz libre de España. Después, pues ya se sabe, la vida... No le había visto desde entonces, hace más de 40 años. Yo sabía quién era él, pero él no me ha reconocido. Ya ve: la juventud...". Mientras esta mujer hablaba, Paco Ibáñez saludaba de uno en uno a los amigos que le felicitaban por el concierto: en un rincón le aguardaba un anciano de más de 80 años vestido con una chaqueta de punto: era Pierre Onteniente, el secretario personal y amigo de toda la vida de George Brassens. Ambos se conocieron en un campo de trabajos forzados alemán, durante la guerra. Después, el no tan agotado Paco Ibáñez se arrancó con un aire flamenco. Los asistentes a la fiesta le rodearon y le jalearon. La señora Godon (la Catherine de hacía 40 años) miraba y se reía desde una esquina: "¿Qué cual es la diferencia entre un concierto y otro? Pues mire: que entonces cantó menos canciones de amor. Éramos más jóvenes...".
ANTONIO JIMÉNEZ BARCA - París - 24/10/2009

VIDEO




Paco Ibañez - La Poesia es un arma cargada de ...

datos de buenas fuentes periodísticas   

Volver  

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar