CONCHITA PIQUER
 

CONCHA PIQUER LÓPEZ,  Artista paya de la canción española, conocida mundialmente como CONCHITA PIQUER, la niña que vino al mundo el 8 de diciembre de 1906, en el valenciano barrio de Sagunto, y murió el 12 de Diciembre de 1990. Los orígenes de Conchita Piquer fueron humildísimos. Fue la primera y sin embargo quinta hija del matrimonio formado por Pascual Piquer, albañil, y Ramona López, modista. Cuatro hermanos habían nacido antes y todos habían muerto, maldición que pesará siempre sobre la familia de forma agobiante y dramática. Era preciosa y no parecía tener la salud quebradiza de sus hermanos. En 1917, con sólo 8 años, Conchita se presentó en el Teatro Sogueros y según le contaba a su hija, Conchita Márquez Piquer, preguntó por el encargado y dijo: “Vengo a cantar”.

En 1921, con quince años, conoce al hombre y al músico que definió su vida: el maestro Penella. Y con él y su compañía se marchó a América. La noche del estreno en Nueva York acudió a saludarlos el empresario del teatro John Cort y se quedó pasmado ante la gracia y belleza de Conchita que andaba revoloteando entre bastidores. Preguntó por el papel que hacía en la obra y le dijeron que ninguno y se empeñó en que al día siguiente quería ver a esa preciosidad cantando en su teatro, fuese en inglés, español o tagalo. Y cantó. El maestro Penella le compuso esa misma noche “El Florero”. La vistieron con una guayabera, unos pantalones, un pañuelo y una gorrita blanca. El éxito fue rotundo y a partir de ese momento los americanos la llamarían ya siempre “The Flower’s Boy”


Valencia, Plaza del caudillo

 


Valencia, Plaza del caudillo en las Fallas


Estuvo actuando en Broadway hasta 1927, año en el que decidió volver, convencida de que si en América era una gran estrella, en España podía convertirse en la estrella absoluta, que habría de marcar una nueva época del espectáculo. Estrenó en Madrid el 6 de julio de 1927 y la expectación no podía ser mayor. Entre el público se encontraba: el Presidente del Gobierno y Dictador Miguel Primo de Rivera, el dramaturgo y Premio Nobel Jacinto Benavente, los popularísimos Hermanos Quintero y un largísimo etcétera. A la sombra distante pero omnipresente de la Piquer se desarrolla una impresionante generación de artistas, que a veces forman en sus espectáculos, como Manolo Caracol o Juanito Valderrama.

Tampoco es casual que el debut de la Piquer en España tenga lugar en el 27 ya que la verdadera popularización, a veces sublime y a veces plebeya del “Romancero Gitano” de Lorca llegará al gran público en las letras de Rafael de León para la Piquer.  Entre 1929 y 1931, Conchita tiene tres encuentros que serán definitivos en su vida: conoce al matador de toros Antonio Márquez, del que se enamora en un baile de máscaras, al maestro Quiroga y a Rafael de León, que habría de ser el letrista de sus grandes éxitos. Alterna sus trabajos teatrales con los cinematográficos, rodando películas como “El negro que tenía el alma blanca” y “La bodega” de Benito Perojo o “La Dolores” de Florián Rey, quizá la película más conocida de todas. Son películas dignas y en ellas Conchita está bien pero del mismo modo que basta oír una estrofa de algunas de sus canciones de entonces para quedar atrapados en su arte, en sus películas “no pasa la pantalla”.


Conchita Piquer


Conchita Piquer

 


En 1933 da el paso de irse a vivir con Antonio Márquez, pese a que el torero estaba casado con una cubana, tenía una hija y nunca llegó a divorciarse. Martín de Plaza, autor de la biografía no autorizada de Conchita Piquer, nos lo cuenta. La guerra la sorprendió en Sevilla, con Antonio y con su hermana Anitín, confidente, secretaria y casi todo. Que Conchita y su marido se identificaban con los alzados más que con los revolucionarios ofrece pocas dudas. La prueba es que montó pronto sus propios espectáculos, en la línea de los anteriores y de los que vendrían después.  A comienzos de 1940, forma la “Compañía de Arte Folklórico Andaluz Escenificado”. En esos espectáculos que recorren toda España la Piquer lleva ya casi todas sus grandes canciones: “La Parrala”, “Tatuaje”, “A la lima y al limón”…Y la que para muchos es la mejor: “Ojos verdes”.

Anacleto Rodríguez Moyano, gran conocedor de la copla y autor de la primera biografía sobre Concha Piquer, nos cuenta lo que significó esta canción. El año 1945 fue el de su soñada maternidad. Se dice que estaba embrazada de nuevo (había perdido al menos dos criaturas antes del parto) cuando partió para Buenos Aires en un barco de nombre pintiparado: “Cabo de Buena Esperanza”. En ese estado llegó y en ese estado se mantuvo hasta dar a luz a su hija Conchín que fue siempre su debilidad, si es que alguna tuvo. Entre 1947, cuando vuelve a España tras su apogeo americano, y 1958, cuando en Isla Cristina tomó la decisión irrevocable de retirarse, Conchita Piquer consuma una carrera de profesionalidad modélica. La artista Carmen Jara que llegó a conocer a la Piquer asistió a esa última representación.
 

 


Volvió a cantar solo una vez, en 1988 en ocasión del bautizo de su nieta Iris, que con Coral fueron los frutos del matrimonio de Conchita Márquez y Curro Romero. Vamos a escuchar un fragmento de la entrevista que realizó Encarna Sánchez a la feliz abuela en esa ocasión: También le cantó a Federico Jiménez Losantos, sin avisar y a capela, en agradecimiento por una semblanza que él le dedicó por las ondas pocos años antes de su muerte. Vamos a escucharla. En el año de su octogésimo aniversario falleció el hombre de su vida, Antonio Márquez y Conchita le siguió dos años después. El 12 de Diciembre de 1990. Murió mientras dormía, y su hermana Anitín, la vistió para el último viaje con el traje de unas de sus canciones más populares, la de la “Parrala”. Esta es la azarosa y enigmática vida de una mujer que supo guardar sus secretos como nadie. Pero su gran secreto, el que se guarda en los oídos del alma y de la memoria de nuestro pueblo, es, afortunadamente un secreto a voces: la canción española. Que es como decir: Conchita Piquer.


Conchita Piquer


De izquierda a derecha, Conchita Piquer, Pepe Marchena y
Carmen Amaya

 


La canción española, en sus máximos aciertos, constituye la expresión perfecta y rotunda de una emoción íntima, de un relato dramático, de la gracia popular, amable a veces como el aroma de los limoneros, aguda, otras, como un estilete. El mundo, agobiado de problemas, e instintivamente se refugia en la canción. Esta aparece por todas partes, en todos los idiomas y con cualquier pretexto. La canción española auténtica no surge de pretextos, sino de razones humanas y eternas, como son el rumor, los celos, la desesperanza y el deseo de vivir o de morir. Y todo ese contenido espiritual, y apasionado, se abre paso en las almas y se enseñorea de ellas cuando fluye, hecho canción, en los labios de Conchita Piquer. El eco de una vieja canción resucita en nuestra memoria, como por ensalmo, -los recuerdos de una época más o menos lejana. Las canciones de Conchita Piquer marcan, por sí solas, una época definitiva, sin posible "más allá" en los caminos del arte. Conchita Piquer, en sus interpretaciones maravillosas por milagro de su voz caliente y su acento entrañable, canta, llora, habla y ríe, como lo hacen. "cuando es verdad", las mujeres de España. Porque en Conchita Piquer se han fundido, en un solo arte lleno de sinceridad, la cantante la actriz, la maestría y el sentimiento, la ternura y el coraje... Así, en "Picadita de viruelas", es temor graciosísimo; y orgullo de madurez triunfal en "Amante de Abril y Mayo"; grito rebelde, que se torna súplica humilde, en "Cárcel de Oro"... La vibración dramática de Conchita Piquer alcanza límites sobrehumanos en "Mañana sale", "Y sin embargo te quiero" y "Romance de valentía".Todos estos títulos forman el "PUENTE DE COPLAS" que Quintero, León y Quiroga, tendieron para ella sobre los escenarios españoles. Y este "PUENTE DE COPLAS" es el que COLUMBIA, sin omitir esfuerzo alguno, ofrece a sus clientes y amigos, para que puedan admirar, con más razón que nunca, el arte soberano de Conchita Piquer.

El cine habló por primera vez en español
El hallazgo de una cinta en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos demuestra que Concha Piquer cantó en la pantalla cuatro años antes de 'El cantor de jazz'
Una cinta encontrada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos prueba que Concha Piquer protagonizó la primera película sonora en español en 1923, cuatro años antes de que Alan Crosland rodara El cantor de jazz, considerada por los historiadores como la primera obra cinematográfica hablada. Fragmentos de esta película serán emitidos mañana por La 2 de Televisión Española dentro del documental Conchita Piquer, dirigido por Jorge M. Reverte y con guión de Agustín Tena, que fue quien localizó y recuperó el film en Washington a principios de este año. "No sólo es la primera película sonora en español, sino que es cuatro años anterior a la que se considera oficialmente la primera", ha explicado Tena. Se trata de una cinta de once minutos que Lee DeForest rodó con una adolescente Concha Piquer y que incluye recitados, un cuplé andaluz, una jota aragonesa e incluso un fado luso (Ainda Mais), lo que también la convierte, según Tena, en "la primera película sonora en portugués". En el filme, exhibido en el cine Rivoli de Nueva York en 1923, la artista valenciana acompaña con sus castañuelas los bailes y canciones. Una biografía de la intérprete de Ojos verdes ya mencionaba la existencia de esta película, aunque la databa en 1927, debido a que fue en ese año cuando DeForest viajó a España para intentar vender su sistema de cine sonoro. Sin embargo, Tena comprobó en la Internet Movie Data Base (IMDB), la mayor y más fiable base de datos cinematográfica en la red, que el copyright de la película aparecía fechado en 1923, y con este dato localizó a un coleccionista estadounidense, ya octogenario, que tuvo en su poder la cinta hasta que la cedió a la Biblioteca del Congreso. El filme apareció finalmente en este lugar y el Congreso estadounidense donó a la productora del documental Conchita Piquer los derechos mundiales de la cinta, de la que se cederá una copia a la Filmoteca Española, ha agregado Tena.
Efe / Madrid | Actualizado 04.11.2010 -  Concha Piquer protagonizó la primera película sonora en 1923. / EFE

VIDEO

 

AUDIO

Dedicado a Valencia y a toda su provincia,

Valencia tierra de grandes artistas, 
Conchita Piquer una de sus paisanas,
la más grande de la canción Española,


PASODOBLE

En Tierra Extraña
M. Penella
duración 2:57

 


Homenaje a Conchita Piquer
Dedicado a Valencia y a toda su provincia,
LA PARRALA

PASODOBLE


(León, Valerio y Quiroga)
duración 3:48

datos recopilados de la biografía de conchita Piquer, audio del arte de Vivir el flamenco

Volver

El Arte de Vivir el Flamenco © 2003

 

 

 

 

 

 

Cerrar